A veces, en nuestras cocinas realizamos acciones que pueden ser peligrosas para nuestra salud y la de nuestros familiares. Hoy veremos las bases del concepto de seguridad alimentaria y daremos algunos consejos domésticos.

¿Qué es la seguridad alimentaria y para qué sirve?

La seguridad alimentaria, un término establecido en los años '70, tiene como objetivo principal reducir el riesgo de que la población enferme a través de las enfermedades transmitidas por alimentos. Todo ello mediante una correcta manipulación, preparación y almacenamiento de los alimentos.

A través de adecuadas limpiezas, desinfección, higiene personal, correcto almacenamiento, control de temperatura, plagas y teniendo un conocimiento de alergias e intolerancias alimentarias, la seguridad alimentaria intenta evitar al máximo la producción de contaminaciones de los alimentos. De cara a tener un riguroso control en la población, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) a nivel español y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) a nivel europeo, tienen como misión primordial proteger la salud alimentaria de la población promoviendo, entre muchas cosas, la seguridad alimentaria.

En las industrias alimentarias, profesionales como el Tecnólogo de Alimentos o el Técnico Superior en Procesos y Calidad en la Industria Alimentaria se encargan de controlar y supervisar los procesos de calidad.

control calidad industria alimentaria
  • Consejo doméstico 1: No laves el pollo antes de cocinarlo

Si nuestro objetivo es no enfermar con alguna enfermedad transmisible por alimentos, te aconsejamos que no laves el pollo en el fregadero antes de cocinarlo, a pesar de que es una acción muy recurrente en el día a día. ¿Y por qué? Básicamente porque el género bacteriano "Campylobacter" puede encontrarse fácil y mayoritariamente en el intestino del animal, pudiendo producir una intoxicación alimentaria. Al lavar el pollo, las gotas que salpican pueden contaminar alguna parte de nuestro cuerpo, otros alimentos o utensilios cercanos. Esto también ocurre con el pavo y con algunas carnes rojas.

  • Consejo doméstico 2: Respeta la fecha de caducidad

Todavía hay personas que no conocen la diferencia entre "fecha de caducidad" y "fecha de consumo preferente". Esta última nos señala una fecha en la que, si se sobrepasa, el alimento dejará de conservar perfectamente su calidad y propiedades sensoriales (textura o sabor). Sin embargo, aunque se sobrepase seguirá siendo seguro para la salud. No ocurriendo así con la fecha de caducidad (añadida en alimentos más perecederos), ya que pasando la fecha indicada, el alimento podría dejar de ser seguro y podríamos tener problemas de seguridad alimentaria. Por tanto, respeta la fecha de caducidad si quieres evitar problemas en tu salud.

  • Consejo doméstico 3: Cuidado con la acrilamida

La acrilamida es una sustancia química creada natural y mayoritariamente en alimentos altos en carbohidratos (pan, patatas u otros fritos). Te sonará si te decimos que es la culpable de que produzca los colores oscuros del pan o de las patatas fritas cuando se queman en demasía. Un consumo frecuente de esta sustancia por la ingesta de alimentos como patatas fritas o pan excesivamente quemados pueden tener consecuencias graves en nuestra salud, sobre todo trastornos relacionados con el sistema nervioso central o el cáncer. Para evitar altas cantidades de acrilamida, entre otras prácticas se recomienda reducir preferentemente las temperaturas de las frituras y horno a menos de 180ºC. Tienes más información de AESAN de todas las prácticas a seguir sobre la acrilamida y otras normativas de seguridad alimentaria en su página web.

¿Qué es la inocuidad de los alimentos?

La inocuidad alimentaria hace referencia a la falta de peligro en los alimentos que pueden producir daños en la salud de la población consumidora.

¿Qué es la higiene alimentaria?

La Organización Mundial de la Salud define la higiene de los alimentos como "el conjunto de medidas y condiciones que deben existir en las etapas de transformación, conservación, almacenamiento, producción, transporte y cocinado en casa de los alimentos con el fin de garantizar la salubridad de los alimentos".

¿Cómo mejorar la higiene alimentaria?

Existen técnicas y hábitos específicos domésticos para mejorar la higiene y seguridad alimentaria (prevenir contaminaciones alimentarias, por ejemplo), siendo la clave el tener conocimientos sobre la conservación y manipulación de los alimentos que tenemos en casa.