Periostitis tibial: claves para reconocerla y tratarla

El término periostitis responde a una inflamación del periostio, que es una membrana que recubre los huesos, en este caso la tibia, y la une con los gemelos, tibiales anterior y posterior y peroneos. Además, se encarga de su nutrición y regeneración. La periostitis tibial es común en deportistas (corredores y velocistas especialmente), y bailarines, y en ocasiones también se produce en un traumatismo directo sobre la tibia.

El síntoma característico de este tipo de lesión es el dolor en la espinilla, pudiéndose notar la zona caliente y enrojecida. En un inicio, el dolor se presenta al comenzar a realizar la actividad física, y tiende a disminuir una vez que el cuerpo entra en calor, sin embargo, en casos más avanzados, los síntomas se hacen más fuertes impidiendo la realización del ejercicio, pudiendo avanzar hacia una fractura por estrés o sobrecarga si no se trata de manera oportuna.

¿Cuánto tiempo tarda en sanar una periostitis tibial?

El tiempo que tarde la lesión en remitir dependerá de la gravedad de los síntomas y de lo precoz del tratamiento. Normalmente, se necesitarán varias semanas, entre 3 y 12, dependiendo de la evolución de la recuperación, aunque podría demorarse hasta los 6 meses.

En raras ocasiones es necesario realizar cirugía, donde el tiempo de recuperación será de 3 meses.

Tipos de Periostitis

Según lo que la causa, la periostitis podemos dividirla en:

  • Periostitis de causa biomecánica: alteraciones en miembros inferiores, aumento o disminución del arco plantar…
  • Periostitis traumática
  • Periostitis infecciosa: provocada por una bacteria, y su tratamiento será farmacológico.

Tratamientos Efectivos para la Periostitis Tibial

En la fase aguda el tratamiento más adecuado es el de crioterapia (frío) y reposo funcional. Después de los primeros 2-3 días lo más importante es tratar la causa y no sólo los síntomas, de lo contrario se corre el riesgo de que la lesión vuelva a aparecer.


El tratamiento a llevar a cabo será de tipo conservador. En función del dolor, el médico podrá prescribir ciertos fármacos para su alivio y disminuir la inflamación. Además, lo más importante será la implementación de medidas que corrijan o mejoren las causas que provocaron la lesión y el abordaje por parte de la fisioterapia para la rehabilitación funcional, en la cual el fisioterapeuta decidirá qué tratamiento será el más indicado en cada caso según las características de cada paciente. También será interesante realizar un estudio biomecánico de la marcha y de la pisada por un podólogo especializado.

El tratamiento que brinda la fisioterapia para la periostitis tibial podrá incluir:

  • Agentes físicos, para disminuir el dolor y la inflamación (hielo, compresión…)
  • Aplicación de vendaje neuromuscular
  • Ondas de choque para estimular la regeneración de tejidos
  • Movilizaciones de las articulaciones para evitar restricciones
  • Ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de los músculos comprometidos
  • Reeducación postural y de la marcha

El Vendaje en la Recuperación de la Periostitis Tibial

El vendaje irá destinado a mejorar la circulación de la zona y disminuir la inflamación, así como mejorar la elasticidad de los músculos afectados y favorecer su relajación. Irá dispuesto a lo largo de toda la pierna, mejorando el dolor y la descarga de la zona inflamada.
También son útiles los vendajes o medias compresivas, que absorben la vibración en el momento de la pisada y disminuyen el estrés en la zona.

Recordemos que los vendajes son un complemento al tratamiento de fisioterapia, y deben realizarse por un fisioterapeuta especializado.


Rutinas de Estiramiento y ejercicios

Realizar estiramientos es fundamental, en todo deportista y especialmente en los que sufren periostitis. Será importante realizar ejercicios de estiramiento sobre los músculos principalmente afectados: sóleo, gemelos, extensor de los dedos, tibial anterior… Cada estiramiento es importante que se realice varias veces al día, manteniéndolo durante 45’’ -1 minuto.
También será importante determinar qué músculos es necesario fortalecer, y los desequilibrios que pueden existir, trabajando así rotadores de cadera, extensores, cuádriceps, isquiotibiales…

Prevención y Cuidados

  • Realizar una buena planificación que respete los tiempos de descanso.

  • Es muy importante respetar los periodos de recuperación y atender a los posibles síntomas que puedan aparecer en la práctica deportiva.

  • También es importante disminuir la intensidad del entrenamiento si es necesario.

Automasaje de la zona de paso e inserción muscular


Será útil la realización de este automasaje, que nos enseñará el fisioterapeuta, especialmente para relajar la zona después de la práctica deportiva, para dar riego a la zona y disminuir el dolor.

Llevar Calzado de buena calidad y adecuado al tipo de pisada

Un calzado adecuado es esencial, para correr, y debemos conocer nuestro tipo de pisada y la amortiguación que necesitamos para el tipo de entrenamiento que estamos realizando.

Realizar los estiramientos adecuados para evitar la sobrecarga muscular

Los estiramientos son esenciales si se realiza actividad física de forma regular.


Aplicación de un vendaje compresivo

Las medias compresivas absorben la vibración en el momento de la pisada y pueden ser una buena solución, o un vendaje compresivo para reducir el estrés en la zona.

Bibliografía
  • https://www.fisioterapia-online.com/glosario/periostitis-tibial
  • https://www.cochranelibrary.com/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD001256.pub2/full?highlightAbstract=tibial%7Cperiostitis%7Cperiost https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S003058981630061X?via%3Dihub
  • https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S003058981630061X?via%3Dihub
  • https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1016/j.pmrj.2017.06.020 https://www.javieralonsofitness.com/periostitis-tibial