¿Qué es el eritema infeccioso?

El eritema infeccioso, también conocido como "megaloeritema", enfermedad de la bofetada o quinta enfermedad, es una infección vírica, propia de la infancia, causada por un virus, el parvovirus B19.

Pertenece al grupo de enfermedades que en pediatría se conoce como enfermedades exantemáticas, puesto que una de las principales características es la erupción o sarpullido en la piel, que técnicamente llamamos “exantema''.

Síntomas del eritema infeccioso

Los síntomas suelen ser leves para la mayoría de bebés y niños. Puede aparecer en cualquier edad pero es más frecuente durante la etapa preescolar y escolar. El eritema infeccioso en niños puede ser asintomático.

Cuando aparecen síntomas, suelen ser inespecíficos y similares a los que se pueden encontrar en otras enfermedades víricas. Los síntomas iniciales del eritema infeccioso más habituales son: el malestar general inespecífico, la mucosidad nasal y grados variables de fiebre. En días posteriores aparece el exantema, que es el síntoma cutáneo y que nos ayuda en el diagnóstico.

La erupción típica del eritema infeccioso aparece en la cara, con un enrojecimiento facial en las mejillas, que aparecen de un color rojo brillante. Por eso se conoce como enfermedad de la bofetada, por la similitud con el aspecto de una persona abofeteada.

Posteriormente la erupción se extiende a otras partes del cuerpo, especialmente brazos, piernas y nalgas, ofreciendo un aspecto reticulado, como si fuera un encaje, que a veces es difícilmente observable. Esta erupción puede picar.

En fases posteriores y de forma más frecuente a mayor edad o si el eritema infeccioso ocurre en la edad adulta pueden aparecer “artralgias'', dolor articular.

¿Cómo se contrae el eritema infeccioso?

El eritema infeccioso aparece como consecuencia de la infección por parvovirus B19. El parvovirus B19 es un virus prevalente entre los niños y altamente contagioso. Es importante saber que no es el mismo parvovirus que tienen los animales domésticos, perros y gatos, y frente al que los vacunamos en el veterinario.

La transmisión se produce por vía respiratoria a través de pequeñas gotitas de saliva que emitimos al hablar o estornudar. La fase contagiosa es durante el periodo de incubación o durante la primera fase de síntomas inespecíficos. Cuando aparece el exantema (que es cuando se suele diagnosticar) ya no contagia, de forma que en este punto, ya no sería necesaria la exclusión escolar.

El eritema infeccioso en niños se considera una enfermedad benigna, sin embargo, el parvovirus es capaz de provocar síntomas graves en personas inmunodeprimidas o durante el periodo fetal (embarazadas).

¿Cuánto dura el eritema infeccioso?

La duración del megaloeritema suele ser en torno a una semana. No obstante, la piel queda reactiva y es habitual que durante las siguientes semanas o incluso algún mes, vuelva a aparecer el exantema cuando se producen cambios bruscos de temperatura corporal como el contacto con agua caliente o la exposición solar. Aparecen de nuevo las lesiones en la piel que pueden ir acompañadas de picor local.

La primavera es una de las estaciones donde es más frecuente la infección por parvovirus B19.

eritema infeccioso niños

¿En qué se diferencia el eritema infeccioso del sarampión?

Tanto el eritema infeccioso como el sarampión pertenecen al grupo de enfermedades exantemáticas. Aunque ambas se caracterizan por las lesiones en la piel, la distribución de las zonas de enrojecimiento sigue patrones diferentes. Por otro lado, el sarampión suele acompañarse de sintomatología mucho más expresiva y potencialmente severa.
El sarampión tiene algunos signos específicos de la misma, como por ejemplo las manchas de “Köplik”, que son unas lesiones blanquecinas en el interior de la mucosa de la boca, propias de esta enfermedad. La posibilidad de complicaciones es muy superior en el sarampión.

El sarampión es inusual en nuestro medio, salvo brotes aislados, por las efectivas campañas de vacunación. La vacuna del sarampión está incluida en todos los calendarios vacunales con dos dosis para todos los niños. Los niños bien vacunados difícilmente contraen el sarampión.

Para el parvovirus B19 en cambio no tenemos ninguna vacuna disponible.

¿Cuándo hay que acudir al peditra?

El eritema infeccioso es una infección vírica que suele cursar de forma benigna y autolimitada. Será necesario acudir al pediatra cuando se tengan dudas en el diagnóstico (que es clínico, no necesita de pruebas complementarias que lo corroboren) o cuando la evolución es poco habitual.

Tratamiento de la enfermedad de la bofetada

El tratamiento se basa en analgésicos y antipiréticos como el paracetamol y el ibuprofeno para tratar el malestar, la fiebre o el dolor. En caso de picor importante, pueden asociarse antihistamínicos.

Para evitar la reactivación de la piel, se recomienda evitar los cambios bruscos de temperatura las semanas siguientes a la infección.

La prevención no es posible mediante vacunación de forma que debemos extender las medidas habituales de lavado de manos e higiene.

Bibliografía
  • J.C. Silva Rico, M.C. Torres Hinojal. Diagnóstico diferencial de los exantemas. Pediatr Integral 2014; XVIII(1): 22-36
  • Camacho Arias M, Román Villaizán ML, Ruiz Contreras J. Fiebre y exantema. (v.2/2020). En Guía-ABE. Infecciones en Pediatría. Guía rápida para la selección del tratamiento antimicrobiano empírico [en línea] .Consultado el 13-03-2022. Disponible en https://www.guia-abe.es