¿Qué es la agorafobia?

La agorafobia es un trastorno de ansiedad que consiste en sentir mucho miedo o estrés en ciertos lugares, por no poder escapar de ellos en caso de emergencia o no poder recibir ayuda en caso de accidente. Algunos de los lugares más comunes asociados a la agorafobia suelen ser las plazas grandes y atestadas o lugares exteriores.

La palabra agorafobia procede del griego y significa literalmente “miedo a los espacios abiertos”, aunque los lugares asociados a la agorafobia no tienen por qué ser así siempre. También se la conoce popularmente como “fobia a salir de casa”, aunque no es correcto porque eso solo ocurre en los casos más extremos.

Como en cualquier otro trastorno de ansiedad, la agorafobia se caracteriza por la evitación del estímulo o situación temida, en este caso ciertos lugares. Entonces, la persona que sufre de agorafobia intentará evitar a toda costa ciertos lugares que le hacen sentir ansiedad. El impacto de la agorafobia en la vida de la persona dependerá de las consecuencias que la evitación de ciertas situaciones tenga en su vida diaria.

Lo más llamativo de la agorafobia suele ser que muchas de las personas que la sufren pueden llegar a recluirse en casa por miedo a salir al exterior y experimentar ansiedad. Esto puede dificultar mucho la recuperación, pues ir al psicólogo (salir fuera de casa) puede ser una de las situaciones temidas y que la persona no se atreva a hacerlo.

Por eso, en muchos casos de agorafobia se recomiendo la psicoterapia a domicilio (el profesional de la psicología visitando la casa del paciente) o la psicoterapia online (por videoconferencia).

Resumiendo, ¿qué es la agorafobia? La agorafobia consiste en evitar ir a lugares en los que uno pueda sentir mucha ansiedad o no poder escapar.

Causas de la agorafobia

La causa más común de la agorafobia es haber experimentado un fuerte episodio de ansiedad (ataque de pánico) en cierta situación, y desarrollar el temor de volver a repetir el episodio. A lo largo de la evaluación psicológica, se confirmará que los lugares que la persona evita están asociados a los ataques de pánico que sufrió en el pasado. El origen de la agorafobia pueden ser sucesos traumáticos.

Entonces, podemos decir que, en la mayoría de los casos, la agorafobia es una complicación de ataques de pánico que no se trabajaron a tiempo, que termina derivando en lo que se conoce popularmente como “fobia a los espacios abiertos”. Por eso se diagnostica a menudo como trastorno de pánico con agorafobia.

trastorno agorafobia

Síntomas de la agorafobia

Estos son los síntomas de agorafobia más frecuentes:

  • Miedo a salir a la calle o ir a lugares públicos
  • Miedo a sentir ansiedad delante de otras personas
  • Miedo a perder el control o “volverse loco”
  • Miedo a salir de casa a solas
  • Evitar viajar a lugares lejos de casa
  • Pasar mucho tiempo en casa y evitar a toda costa salir
  • Mucho miedo por lo que otras personas puedan pensar
  • Miedo a usar transporte público, como el metro o los autobuses

Síntomas físicos de agorafobia:

  • Taquicardia o corazón acelerado
  • Náuseas o mareos
  • Dificultades para respirar, sensación de asfixia
  • Sudores
  • Temblores
  • Dolor muscular

Consecuencias de la agorafobia

Las consecuencias de la agorafobia dependerán de la persona y de su contexto, de su estilo de vida y de qué lugares intente evitar y de qué manera:

  • Perder amistades y dañar relaciones por negarse a salir
  • Limitaciones para viajar (o no poder hacerlo)
  • Dependencia hacia otros familiares o pareja para salir afuera a hacer recados
  • Problemas laborales
  • Vergüenza o sensación de fracaso
  • Síntomas de depresión
  • Consumo de drogas o psicofármacos

La agorafobia puede derivar en otros problemas psicológicos, por eso a veces se diagnostican juntos agorafobia y depresión. Por ejemplo, algunas personas pueden desarrollar depresión después de que hayan visto cómo la agorafobia ha perjudicado su estilo de vida y eliminado muchos de los reforzadores de su vida. O también podría desarrollar un problema de adicción (tanto a drogas legales e ilegales como a psicofármacos) como consecuencia de utilizar sustancias para intentar lidiar con la ansiedad.

¿Cómo superar la agorafobia?

Tratamiento de la agorafobia

El tratamiento psicológico que mejor eficacia ha mostrado a nivel científico es la terapia cognitivo-conductual (TCC). El psicólogo ayudará a la persona a entender las causas de su agorafobia, cómo se desarrolló en el tiempo, y cómo afrontar los episodios de ansiedad poco a poco, para que la persona vuelva a sentirse segura yendo a los lugares que antes evitaba. El profesional mejor formado sobre cómo superar la agorafobia es el psicólogo.

En los casos de agorafobia, por razones obvias, es muy habitual hacer psicoterapia a domicilio (cuando el psicólogo viene a casa para las sesiones) o terapia online (sesiones de psicoterapia por videoconferencia).

¿Cómo ayudar a alguien con agorafobia?

A continuación, te damos una serie de pautas básicas para ayudar a alguien con agorafobia.

Lo más importante para tratar con una persona con agorafobia es poner empatía e intentar comprender su problema. Valida sus emociones y no le juzgues negativamente solo porque tú no sientes los mismos miedos que ella. Comprende que esa persona siente miedo y no ha elegido sentirse así de mal. No le fuerces a salir de casa o ir a sitios a los que no quiere ir. Eso no solo no le ayudará a corto plazo, sino que empeorará su ansiedad y dañará vuestra relación.

Lo mejor que puedes hacer para ayudar a una persona que sufre de agorafobia es animarle a pedir ayuda psicológica. Un buen psicólogo le ayudará a entender su problema y sus causas, así como a preparar una estrategia para abordar el problema e ir afrontando la ansiedad poco a poco y a su ritmo.

Cuándo acudir a un profesional

Los trastornos de ansiedad como la agorafobia son complejos y dependen totalmente de la persona y del entorno en el que viva. Por eso, en caso de duda, lo mejor siempre es acudir directamente a un profesional, que podrá hacer una evaluación y aconsejar.