¿La depresión es una enfermedad mental? Sí, la depresión es un trastorno psicológico o emocional caracterizado por profundos sentimientos de tristeza constante y pérdida de interés en actividades o incluso perder las ganas de vivir.

En los casos más graves de la depresión mayor puede ser muy limitante, dejar a la persona prácticamente incapacitada, o incluso en los peores casos, terminar en suicidio.

La depresión no es una exageración "posmoderna", y tampoco se soluciona con frases motivacionales y simplemente deseando sentirse mejor. La depresión es un problema complejo que afecta a más de 300 millones de personas a lo largo y ancho del mundo.

No debemos tampoco confundir la depresión con una simple tristeza pasajera (que es normal en la mayoría de casos de personas con una buena salud mental).

La depresión es un problema psicológico complejo que depende fuertemente del contexto de la persona. Tiene que ver con los ámbitos laboral, social, familiar, amoroso, las habilidades de la persona para gestionar situaciones estresantes, habilidades sociales, o factores como la alimentación o el ejercicio físico.

¿Cuánto dura la depresión?

La depresión es un trastorno psicológico que puede durar desde unos meses hasta varios años. Desgraciadamente, hay muchas personas que sufren de depresión durante años antes de recibir un diagnóstico y el consiguiente tratamiento.

Si no se recibe tratamiento psicológico, la depresión puede durar muchos años, en algunos casos incluso terminando en suicidio.

A continuación veremos cuáles son los síntomas de depresión más frecuentes.

¿Cómo saber si tengo depresión?

¿Cómo detectar la depresión? Los principales síntomas de depresión son la tristeza profunda, la fuerte pérdida de interés por las actividades del día a día, la baja autoestima y los pensamientos pesimistas sobre el futuro y las personas en general. Además de esos síntomas de depresión “nucleares” suelen presentarse otros muchos dependiendo del caso.

Estos son los posibles síntomas de depresión más habituales:

● Tristeza profunda

● Problemas de sueño (insomnio o dormir demasiado)

● Pérdida de interés en actividades que antes eran placenteras

● Lentitud de pensamientos o del habla

● Fuerte sensación de culpa o autocrítica

● Baja autoestima y un autoconcepto negativo

● Sensación de cansancio constante

● Fuerte visión pesimista sobre el futuro

● Pérdida de la autoconfianza

● Pérdida de la vitalidad

● Pensar frecuentemente en la muerte (o el suicidio)

● Pasar demasiado tiempo en la cama

● Pérdida del apetito

● Sentimientos de desesperanza

● Ansiedad, irritabilidad o agitación

● Dificultades para concentrarse

sintomas depresion

¿Cómo saber si tengo depresión o ansiedad? Principales síntomas

Es posible confundir los síntomas de depresión con síntomas de ansiedad, pues cuentan con señales comunes y muchas veces se dan ambos trastornos a la vez.

Estos son los principales síntomas de ansiedad:

● Problemas de insomnio

● Agitación o irritabilidad

● Sensación de presión en el pecho

● Taquicardias o alta frecuencia cardíaca

● Dolores de cabeza

● Dificultades para respirar

● Sensación de agobio constante

● Dificultades para concentrarse

¿Se puede tener ansiedad y depresión?

Los problemas de ansiedad son muy variados (trastornos obsesivo-compulsivo, trastornos de estrés postraumático, fobias, ataques de pánico, etc). Son un grupo de trastornos diferentes de la depresión, pero que no son incompatibles entre sí.

La depresión es una enfermedad mental muy incapacitante, que mina la autoestima de la persona y suele producir sensación de fracaso, además de llevar asociado un fuerte estigma. El hecho de sufrir depresión multiplica las probabilidades de que la persona desarrolle otros problemas psicológicos en el futuro, siendo el más frecuente la ansiedad.

Y es que son frecuentes los casos en que la depresión lleva a la ansiedad, y también son habituales los casos en que otros problemas psicológicos como la ansiedad, adicciones, trastornos de conducta alimentaria, etc terminan arrastrando a la persona a desarrollar también un problema de depresión.

Tratamientos para la depresión

El mejor tratamiento para salir de la depresión siempre será el que mejor se adapte al caso y a las necesidades de la persona.

El tratamiento que ha demostrado mayor eficacia para ayudar a las personas a superar la depresión es la combinación entre psicoterapia cognitivo-conductual y psicofármacos.

Científicamente, los tratamientos psiquiátricos basados solamente en medicamentos antidepresivos no han demostrado suficiente eficacia. Los psicofármacos ayudan a enmascarar los síntomas a corto plazo, y pueden ser una valiosa herramienta de apoyo al tratamiento psicológico (por ejemplo, para ayudar a la persona a sentirse un poco mejor a lo largo de las primeras semanas de psicoterapia, mientras aprende a aplicar cambios en su vida).

Otro de los problemas del tratamiento basado sólo en psicofármacos es que puede causar efectos secundarios, dependencia al fármaco o incluso aumentar la ideación suicida.

Es importante que entendamos que “la depresión no cae del cielo”. Hace tiempo que las hipótesis 100% biologicistas de la depresión perdieron credibilidad a nivel científico. La depresión es un problema psicológico complejo que depende del contexto de la persona.

Por lo tanto, la mejor forma de ayudar a la persona a superar la depresión a largo plazo es ayudarle a aprender a interactuar de manera diferente con su contexto (o incluso modificar los elementos de su contexto que sea posible cambiar).

Por eso, el tratamiento que mayor eficacia ha demostrado a nivel científico es la psicoterapia de enfoque cognitivo-conductual. El tratamiento psicológico para la depresión se centrará en:

● Ayudar a la persona a entender las causas y orígenes de la depresión en su vida

● Apoyo emocional

● Identificar los pensamientos negativos que le hacen sentir triste

● Trabajar las creencias irracionales

● Desdramatizar las situaciones que generan miedo o angustia

● Mejorar la autoestima y recuperar la autoconfianza

● Plantearse objetivos a corto plazo

● Cambiar los patrones de pensamiento negativos por patrones de pensamiento más realistas

● Volver a disfrutar de las actividades placenteras

● Herramientas y estrategias para afrontar la ansiedad y las preocupaciones del día a día

● Prevención de recaídas

Si la persona ha contado con algún tipo de apoyo a nivel farmacológico, casi siempre se planteará como un apoyo temporal y se irá retirando poco a poco y de manera paulatina, con la consiguiente supervisión de un psiquiatra.

En un buen proceso de psicoterapia, la persona aprenderá a identificar los pensamientos y conductas que le llevan a mantener la depresión, y así poder afrontar los patrones de pensamiento negativo, o llevar a cabo actividades placenteras y satisfactorias a pesar de “no siempre tener ganas”.

El mejor consejo que podría dar a alguien que tenga depresión o sea familiar de alguien que la sufre, es que acudan a un profesional especializado (psicólogo o psiquiatra).

Bibliografía
  • Casarotto et al (2021), Antidepressant drugs act by directly binding to TRKB neurotrophin receptors
  • Belloch, A.; Sandín, B. y Ramos, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen I y II. Madrid: McGraw-Hill
  • Organización Mundial de la Salud. CIE 10. (1992). Décima Revisión de la Clasificación Internacional de Las Enfermedades. Trastornos Mentales y del Comportamiento: Descripciones Clínicas y pautas para el Diagnóstico. Madrid: Meditor.